miércoles, 16 de noviembre de 2016

Mini Bundt Cakes con jamón serrano, queso, cebolla y finas hierbas



Ayer, día 15 de Noviembre, tuvo lugar la celebración del National Bundt Cake Day 2016, un evento que desde hace varios años se viene celebrando, con mucho éxito, también en nuestro país. Los blogs y redes sociales se llenan de numerosas recetas para conmemorar esta fecha, que ha ido ganando adeptos día a día. Ahora es mucho más fácil encontrar los moldes Nordic Ware en numerosas tiendas de menaje, utensilios de cocina y productos de repostería, lo que ha facilitado que este tipo de bizcochos se hayan extendido por todo el territorio. No cabe duda que los moldes de esta marca, no solo son bonitos, sino que son de una calidad inmejorable y permiten hornear bizcochos con un resultado espectacular. Siguiendo unas simples pautas a la hora de utilizarlos, tendremos garantizado un desmoldado perfecto de nuestros Bundt Cakes.


En esta ocasión Lecuine, una magnífica tienda online con marcas importantes en utensilios de cocina, ha querido difundir un poco más este tipo de bizcochos, elaborando un ebook con varias recetas, dando protagonismo a los Bundt Cakes salados, menos habituales, pero que pueden darnos muchas ideas para cualquier tipo de celebración. La gran variedad de moldes que dispone la marca Nordic Ware, nos permite hacer este tipo de bizcochos salados, tanto en formato grande como en individual, ya que cuenta con un surtido importante de moldes con diversas formas a cual más bonito. Desde Lecuine me propusieron participar con una receta para el ebook que estaban preparando con motivo del National Bundt Cake Day 2016. Se trataba de recetas saladas realizadas con estos moldes tan especiales, así que opté por utilizar el Molde 6 Mini Heritage Bundt de Nordic Ware.





Como veréis no hay receta, pero os pongo los enlaces desde los que os podéis descargar, de forma gratuita, el ebook y donde encontraréis tanto los ingredientes, como la forma de elaborar estos deliciosos Mini Bundt Cakes con jamón serrano, queso, cebolla y finas hierbas, que han resultado muy jugosos, además de deliciosos.

Espero que podáis hacerla y ya me contaréis si os ha gustado.

http://www.lecuine.com/blog/ebook-gratis-recetas-bundt-cakes-salados/

https://plus.google.com/+Lecuinecom/posts/bmyj1ea6cB3


En las redes podéis encontrar información también con los hashtag:

#NationalBundtCakeDay
#bundtcakesalado






martes, 18 de octubre de 2016

Berenjenas rellenas de cordero y verduras



Tenía unas berenjenas que me regaló un amigo que tiene una pequeña huerta y me pareció una buena opción prepararlas rellenas. En el blog tengo esta receta que lleva un relleno totalmente diferente y con el que también quedan deliciosas, pero en esta ocasión quería rellenarlas con carne, así que me decidí por el cordero que, complementado con algunas verduras, queda delicioso. Esta receta ha resultado muy suave, pero si os gustan las especias, podéis añadirles las que más os gusten, ya que la carne de cordero combina de maravilla con muchas de ellas. El resultado lo podéis ver en las fotos, rico y jugoso, así que os invito a prepararlas porque estoy segura de que os van a gustar. La carne que he utilizado ha sido pierna de cordero, que he pedido al carnicero que me la picara. En el caso de que no os guste este tipo de carne, lo podéis sustituir por cerdo, o bien una mezcla de ternera y cerdo, porque también quedarán muy ricas.


Cuando utilicéis cualquier tipo de pimienta en grano, la mejor opción es molerla en el mismo momento, para conseguir todo el aroma de la misma. Por lo que si utilizamos un buen molinillo el resultado es perfecto. Hace tiempo que uso los molinillos de la marca Le Creuset, que compré en la tienda Claudia & Julia. Es una marca que conozco desde que era niña, ya que mi madre tenía en casa una Cocotte ovalada, donde preparaba la mayoría de estofados y guisos, por lo que sé que se trata de una marca de garantía. Además podemos regular el grosor del grano, dependiendo de si nos gusta más grueso o más fino. Me gustan tanto que tengo uno para sal y otros dos para pimienta, uno de ellos con pimienta negra y el otro con pimienta de Sichuan que también me gusta utilizar en mi cocina. En el siguiente enlace podéis verlos, hay una gran variedad de colores, lo que nos facilita diferenciar los diferentes tipos de sal o de pimienta que utilicemos.


Os invito a preparar esta receta, porque es de las que gustan tanto a niños como a los mayores y si la complementamos con una buena ensalada, tenemos resuelta una comida de lujo. Espero que os guste.




INGREDIENTES:
4 berenjenas
500 gr. de pierna de cordero picada
2 dientes de ajo
1 cebolla roja
½ pimiento rojo
4 cucharadas de aceite de oliva
500 gr. de tomate rallado
¼ cucharadita de jengibre en polvo
½ vasito de vino blanco (60 ml.)
Sal
Pimienta negra recién molida
Perejil fresco picado
½ cucharadita de orégano seco
Queso rallado para espolvorear cantidad al gusto)


Precalentamos el horno a 180º C.
Lavamos las berenjenas, les cortamos un trozo de la parte superior para retirar la parte verde del pedúnculo, las partimos por la mitad a lo largo y con un cuchillo practicamos unos cortes en la pulpa a cada mitad. Las depositamos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal, les ponemos un poco de sal, un hilo de aceite de oliva (1 cucharada es suficiente) y las horneamos durante 20-25 minutos, dependiendo del horno puede ser que necesiten algo más. Debemos tener en cuenta que tienen que quedar un poco blandas pero conservando algo de tersura, ya que si nos pasamos de horneado y quedan demasiado cocidas pueden romperse cuando las vayamos a vaciar. Las retiramos del horno, dejamos templar un poco y a continuación con una cuchara las vaciamos dejando algo de carne pegada a la piel, para que tengan más consistencia al rellenarlas. Troceamos la pulpa de las berenjenas que hemos vaciado y la reservamos.

Seguidamente preparamos el relleno. Para ello picamos los dientes de ajo bien pequeñitos o podemos utilizar un prensa-ajos, troceamos la cebolla bien menuda, cortamos el pimiento en dados pequeños (como de 1 cm.) y rallamos el tomate, aunque si lo preferimos podemos cortarlo en dados. Salpimentamos la carne y reservamos.
Ponemos las tres cucharadas de aceite restantes en una sartén y cuando esté caliente, añadimos el ajo. Rápidamente, antes de que se nos queme, incorporamos la cebolla, el pimiento rojo y añadimos un poco de sal y pimienta. Sofreímos a fuego medio hasta que empiece a ablandarse la verdura e incorporamos la berenjena troceada. Damos unas vueltas para que se integren bien los sabores, a continuación subimos un poco el fuego y añadimos la carne de cordero picada. Agregamos el jengibre en polvo y el orégano y sofreímos todo junto para que se vayan integrando todos los sabores. Es mejor hacerlo con el fuego un poco más alto, para que la carne se tueste rápido, de ese modo evitamos que suelte los jugos y quede como cocida. Cuando la carne haya perdido el tono crudo, agregamos el vino blanco y removemos bien. Dejamos que se evapore el alcohol un par de minutos y añadimos el tomate rallado o cortado en dados, removemos y en cuanto empiece a hervir fuerte, bajamos de nuevo el fuego y sofreímos todo junto durante 15-20 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el tomate se haya cocinado bien y pierda el agua que haya podido soltar. Rectificamos de sal y pimienta si hiciera falta, agregamos el perejil picado, mezclamos un poco y retiramos del fuego.

Depositamos las mitades de berenjena en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y las rellenamos con la preparación anterior, procurando repartir el relleno por igual. Espolvoreamos con queso rallado por encima e introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 180º C. Horneamos durante 10-15 minutos o hasta que el queso se haya fundido y tenga un bonito color dorado. Como está todo bien cocinado no necesitan mucho tiempo, así que dependiendo de cada horno incluso puede ser que en menos tiempo estén hechas.




lunes, 26 de septiembre de 2016

Bizcocho de peras y almendras



Con la llegada del otoño apetece encender el horno para disfrutar de un delicioso bizcocho y si lleva fruta, mucho mejor, pues le aporta más jugosidad a la masa, sin mencionar el añadido extra de humedad que le da la almendra, lo que lo convierte en un dulce muy apetitoso. Esta es mi propuesta con la que acompañar el café del desayuno o el de la merienda, un bizcocho con peras y almendras que resulta francamente delicioso. Es muy sencillo y rápido de preparar, no necesitamos enchufar la batidora, lo podemos preparar con una simple varilla de mano de las que todos tenemos en casa.


Este año el descanso veraniego del blog, así como de las redes sociales, ha sido más largo de lo que pensaba en un principio, pero me alegra estar de vuelta y espero empezar a compartir mis recetas con todos vosotros. No quería haber estado tanto tiempo sin publicar, pero muchos conocéis mis problemas de espalda, que a veces, me obligan a tener que guardar reposo por más tiempo del que me gustaría. Pero lo importante es no perder el contacto y aunque sea más espaciado de lo que quisiera, publicar con relativa frecuencia.


Espero que os guste la receta y os invito a prepararla, porque no os va a defraudar. Podéis acompañar el bizcocho con una bola de helado de vainilla o como he hecho en esta ocasión con Crème Fraîche, que también le va de maravilla.




INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
175 gr. de azúcar
125 ml. de aceite de oliva suave o de girasol
3 huevos L
Ralladura de un limón
1 cucharadita de pasta de vainilla
1 yogur griego
130 gr. de harina de repostería
75 gr. de almendra molida
1 sobre de gasificante (suelen llevar uno blanco y otro morado o azul, según marcas)
Una pizca de sal
3 peras Conferencia
Un puñado de almendras laminadas (al gusto)

Para acompañarlo:
Azúcar glas para espolvorear
Helado de vainilla o Crème Fraîche


Antes de elaborar el bizcocho:
Precalentamos el horno a 170º C con aire, o bien a 180º C calor arriba y abajo. Engrasamos un molde cuadrado de 23 cm. y lo forramos con papel vegetal, con esta operación nos aseguramos que se desmolde a la perfección.

Pelamos las peras, las partimos por la mitad a lo largo y retiramos las semillas con una cucharita vaciadora o con un cuchillo, retiramos el pedúnculo y las frotamos con zumo de limón para que no se oscurezcan. Cortamos una de las peras en láminas finas y a las otras cuatro mitades les practicamos unos cortes por la parte superior con una separación de medio cm., sin llegar hasta el fondo.


Elaboración del bizcocho:
En un bol ponemos el azúcar junto con el aceite y mezclamos ligeramente para integrarlos. Agregamos los tres huevos y batimos un poco, solo hasta que espumen. Incorporamos la ralladura de limón, la cucharadita de pasta de vainilla, el yogur griego y mezclamos bien. Seguidamente colocamos un colador sobre el recipiente y tamizamos la harina, el gasificante y la pizca de sal, una vez haya caído esta mezcla, levantamos el colador e incorporamos la almendra molida. Mezclamos con suavidad evitando que se formen grumos y a continuación ponemos la pera troceada, removiendo para integrarla.
Vertemos la preparación en el molde que hemos preparado previamente, colocamos en cada esquina las mitades de pera con los cortes hacia arriba y espolvoreamos el puñado de almendras laminadas.
Introducimos el molde en el horno, bajamos la temperatura unos 5 grados, para evitar que el bizcocho suba demasiado deprisa y horneamos durante 35 minutos. Una vez terminado el tiempo pinchamos con una brocheta y si sale limpia estará listo, si por el contrario al retirarla tiene algún resto de masa adherido, aumentaremos el tiempo de cocción 2 ó 3 minutos más. Hay que tener mucho cuidado para evitar que se seque demasiado, ya que perdería jugosidad, por lo que siempre es mejor cuando aumentamos el tiempo de horneado ir comprobando cada 2 minutos, hasta conseguir el punto correcto y que el bizcocho permanezca jugoso.
Una vez fuera del horno, lo dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla durante 10 minutos y transcurrido este tiempo lo desmoldamos con cuidado y lo dejamos enfriar por completo sobre la misma rejilla.

A la hora de servir, espolvorearlo con azúcar glas y acompañarlo con una bola de helado de vainilla o con un poco de crema fresca, que con ese toque de acidez le aporta un contraste delicioso.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...